ACOMPAÑAR A LOS NIÑOS EN EL BUEN USO DE LAS TIC

ACOMPAÑAR A LOS NIÑOS EN EL BUEN USO DE LAS TIC

¡¡Mi hijo no tendrá un móvil o tablet hasta que sea mayor de edad!! Cuántas veces hemos escuchado estas palabras a muchos padres, incluso, cuántas veces las hemos dicho nosotros (yo, por supuesto, me incluyo). ¿Pero todo lo que traen las nuevas tecnologías es malo? Hoy quiero reflexionar sobre el tema, y echarle una mano a las TIC defendiéndolas un poco, las pobres las maltratamos mucho de cara a nuestros hijos.

No hay duda que las nuevas tecnologías han mejorado mucho nuestras vidas. Podríamos decir que tenemos el mundo a nuestro alcance. Han sido un gran avance en temas profesionales, cuanto ahorro en tiempo y dinero han supuesto. En temas de educación ha sido la revolución, podemos estudiar a distancia, tenemos en nuestras manos un conocimiento que jamás pensamos que pudiéramos alcanzar. Ni que decir lo que nos han facilitado la vida a nivel personal, simplemente en viajar, podemos hacer todos los trámites desde el sofá de nuestra casa; y si mencionamos la comunicación, me faltan las palabras para describir lo alucinante que ha sido, el poder hablar vía Skype con mi amiga que vive en Australia, o poder hacer videoconferencias a los abuelos cada vez que mis fieras los echa de menos, eso no tiene precio. ¡Y me quedo corta alabando las grandezas de las TIC!. ¿Y todos estos beneficios voy a privárselos a mis hijas por el simple hecho, que tiene unos contras? Es cierto que los perjuicios de las nuevas tecnologías son muy potentes, y hay que tener un respeto enorme hacia ellos, pero creo que, como en todo, la base está en la educación, en enseñarles la responsabilidad que conlleva el manejo de ordenadores, móviles, tabletas, el peligro al que pueden estar expuestos en Internet. No quiero que mis hijas sean analfabetas digitales, ni que al final usen las tecnologías a escondidas por ello, pienso que una buena educación digital desde bien pequeñitas es importante para intentar evitar el mal uso de las mismas y los problemas que acarrean.

Una pregunta muy extendida entre los padres es ¿A qué edad se considera la buena para que un niño tenga un móvil? Es verdad que el regalo estrella en las comuniones es el teléfono móvil pero, realmente un niño de nueve años es lo suficientemente maduro para tenerlo y usarlo responsablemente?. Definitivamente NO. No existe una edad concreta para comprarle un móvil, yo creo que cada padre debe conocer a su hijo  y saber si está maduro para darle esa responsabilidad o no, porque en realidad, le estas dando una máquina con la que va a acceder al mundo exterior sin acompañamiento. ¿Tú dejarías a un niño solo en medio de una calle principal de una gran ciudad rodeado de desconocidos? Pues eso mismo es lo que hacemos cuando dejamos a un niño solo frente a Internet, no sabemos con quien se va a encontrar, con quien va a hablar, con quien se va a ir.

Ciberbulling, gooming, sexting, sextorsión, dependencia,… éstos son algunos contras que nos podemos encontrar en el uso de las TIC por niños y adolescentes. Quizás la más conocida sea la dependencia (es la que más estudios hay y es con la que hemos convivido desde hace más tiempo) pero las otras con nombres más raritos son más preocupantes. Repasemos un poco cada una para ver los problemas a los que podemos enfrentarnos.

CiberbullingEs fácil hacerse una idea de qué va esta ya que hoy en día tenemos el Bulling tan de moda en los colegios. La diferencia del Bulling con el Ciberbulling, es que la segunda se sufre 24h al día. Las redes sociales están continuamente conectadas y llegan a muchísima más gente que la primera. Una simple foto o un comentario en una red social puede desencadenar este tipo de acoso en un niño. Por eso la importancia de la privacidad, enseñarles a nuestros niños que todo el material que suban a la red puede ser usado con malas intenciones, y deben ser muy cuidadosos con lo que dejan ver de su vida y a quienes se lo dejan ver.

GroomingEste término ya es más desconocido; es cuando una persona intenta acercarse al niño o adolescente para engañarlo y luego abusar de él. El anonimato que da Internet es una herramienta muy poderosa para todos aquellos adultos que quieren hacerse pasar por niños para engañar a los nuestros. Realmente da miedo. En cierto modo también nos pasa a los adultos, la mayoría de las veces no sabemos quien se encuentra al otro lado de la pantalla, y si lo que tenemos enfrente es de fiar o no. La diferencia entre nosotros y nuestros pequeños, es que tenemos la capacidad de seleccionar la información que consumimos y poder ser críticos con todo lo que nos muestra Internet. Somos más conscientes cuando algo en la red es raro. Los niños aún tienen que aprender a desarrollar esa capacidad, por ello son más vulnerables a este tipo de prácticas.

Sexting y sextorsión: La verdad es que estas dos van muy conectadas. La primera es cuando los pequeños se toman fotografías de carácter sexual para enviárselas a otras personas, y la segunda, es cuando pasamos a la etapa de la extorsión para la producción de más contenido sexual o hagan una contraprestación en dinero. El sexting no implica sextorsión, pero si es el primer paso para ella. Los datos respecto a este tipo de prácticas son escandalosos, y más aún en chicas. Muchos chicos utilizan esta práctica para pedirles una prueba de amor en las adolescentes, y ellas acceden. ¿Pero que pasa cuando la relación se rompe o incluso cuando no se rompe?. Muchos utilizan estas imágenes para enseñárselas a sus amigos y poder “fardar” con ellos, otros para chantajearlas si ellas deciden dejarlo diciéndoles que las subirán a las redes, o simplemente las publican para hacer daño a la otra persona y así otros también poderlas usar en beneficio suyo, pero… si muchas veces vemos en prensa o tenemos conocidos que practican el sexting en edad adulta, como los niños no van a tratar de imitarlos y más si quienes lo practican son sus ídolos.

La verdad que solo citando estos tres problemas ya dan miedo dejar las nuevas tecnologías al alcance de nuestros niños, pero creo que no debe frenarnos estas prácticas a la hora de enseñarles el maravilloso mundo que se pueden encontrar en las TIC. Una buena educación digital y mediación parental es la clave para que ellos estén seguros en las redes, y el principio de todo ello es saber nosotros a que se enfrentan. No podemos ser unos analfabetos digitales, tenemos que conocer las tecnologías, manejarnos en las redes sociales, conocer los filtros que los programas nos ofrecen, los controles parentales. No podemos guiarles por el buen camino sin saber a que se enfrentan. Ponerles ciertas barreras para tenerlos protegidos de aquello que aún no pueden dominar. Una buena comunicación, que el niño tenga la suficiente confianza para poder hablar con sus padres ante cualquier problema, y que sus padres no lo culpen, juzguen o castiguen por haberse equivocado en la red es fundamental para poder ayudarles.

Pero todos sabemos que no solo la buena voluntad vale para evitar todos los peligros, tenemos que pactar horas de conexión con ellos, en el caso de los más pequeños, se debe acordar que los padres tengan acceso a las comunicaciones de los niños para poder ayudarles a hacer buen uso de las redes. Una práctica muy buena, es que los ordenadores y tabletas sean familiares y su uso se haga en zonas comunes. Y no olvidarnos del control parental que se puede hacer en los dispositivos aplicando filtros para evitar que accedan a páginas web determinadas, imágenes, aplicaciones,… En el mercado existen muchos controles parentales gratuitos y de pago, a mi me han recomendado Qustodio, no lo he usado ya que mis fieras son aún pequeñas, pero si que he oído hablar bien de él a varias personas. En un futuro lo probaré junto a otros controles parentales y ya os contaré.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *