PERMISOS DE MATERNIDAD/PATERNIDAD. ¿REALMENTE EXISTE?

PERMISOS DE MATERNIDAD/PATERNIDAD. ¿REALMENTE EXISTE?

Esta mañana en la radio escuché a un chico que vive en Noruega como viven ellos los permisos de paternidad y maternidad. La verdad que parecía que me hablaban de otro mundo. Que diferente serían las cosas España si tuviéramos un 5% de mentalidad noruega a la hora de ver la maternidad. Para empezar, el tiempo de las bajas son muchísimo mayores, cosa que todos sabemos de tanto verlo en la tele. Las madres tienen casi 1 año de baja maternal prorrogable a 2 años, mientras que los padres, aunque es inferior, pueden disfrutar de 112 días. Ya no hablamos de Suecia o Croacia que son los que más días tienen de baja maternal.

Parece que las bajas maternales y paternales son como un favor que hacen a los padres, cuando se debería ver como una necesidad del niño. Los bebés necesitan una atención permanente durante los primeros meses de vida, y esas necesidades deben ser cubiertas por los padres, no por abuelos, nanys o guarderías. No luchamos por bajas maternales y paternales más amplias para que los padres vayan menos días a trabajar, luchamos por el derecho que tiene el recién nacido a que sus necesidades sean cubiertas por sus padres.

Todos los que hemos sido padres hemos visto que el periodo de maternidad y paternidad no son unas vacaciones. Es un trabajo de 24 horas en el que no hay descanso, y que en muchos casos, algún padre decide escapar de ese derecho de paternidad que tiene porque trabajando está más relajado que en casa.

A parte de los días de la baja que comentaba el chico, lo que realmente me hizo saltar las lágrimas es el momento de incorporarte a trabajar. Las empresas en Noruega son completamente pro-conciliadoras. ¡Sí!, CONCILIACIÓN esa palabra que todos conocemos pero que nadie la ha disfrutado nunca en España. Las empresas en Noruega no juzgan a la gente por tener hijos, no penalizan a las madres, no las discriminan; en el mundo competitivo en el que vivimos hoy en día, las empresas dan facilidades para poder criar a las futuras generaciones del país.

Me siento triste cuando escucho historias así, por ver que en este país todavía queda mucho camino por andar. Soy una de esas mujeres estigmatizadas, juzgadas, discriminadas, por ser madre y por ser mujer. Al encontrarme en el paro cuando nacieron mis niñas, no tuve derecho a bajas de maternidad, estuve y estoy con mis niñas durante sus primeros meses de vida, incluso sus primeros años, pero eso no deja que quiera luchar por la igualdad para todas las mujeres y hombres. Que las bajas maternales y paternales se vean como un derecho del recién nacido, no como unos días de vacaciones de los padres.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *